de SAN ALFONSO MARIA DE LIGORIO

 

 

Creo, Jesús mío, que estás real

y verdaderamente en el cielo

y en el Santísimo Sacramento del Altar.

 

Os amo sobre todas las cosas

y deseo vivamente recibirte

dentro de mi alma,

pero no pudiendo hacerlo

ahora sacramentalmente,

venid al menos

espiritualmente a mi corazón.

 

Y como si ya os hubiese recibido,

os abrazo y me uno del todo a Vos.

 

Señor, no permitas que jamás me aparte de Ti. Amén

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies