«A Dios rogando y con el mazo dando» es un refrán que invoca la importancia de trabajar y esforzarse para conseguir lo deseado, al mismo tiempo que se invoca la ayuda de la gracia divina.

Si bien parte del principio de que la gracia divina o los buenos deseos son necesarios para encontrar aliento, es cierto también que nada ocurrirá sin el esfuerzo humano.

En otras palabras, pongamos ilusión, optimismo y ganas ya que la gracia, la suerte o la fortuna nada pueden hacer sin la voluntad humana.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies