ADORACIÓN REAL, PERPETUA  Y UNIVERSAL AL SANTíSIMO SACRAMENTO (ARPU) 

 

Abril-Mayo 2022. 

San Cirilo de Alejandría, comentando la Carta de San Pablo a los Romanos, decía cómo “nosotros siendo muchos (en la Iglesia y ojalá seamos más cada vez en la ARPU dentro de la misma Iglesia), formamos un solo cuerpo y somos miembros los unos de los otros, y es Cristo quien nos une mediante los vínculos de la caridad…”.

Y continuaba este Santo Padre de la Iglesia:

“Conviene, pues, que tengamos un mismo sentir: que, si un miembro sufre, los demás miembros sufran con él y que, si un miembro es honrado, se alegren todos los miembros”.

Aplicando esta enseñanza y exhortación patrística a nuestra Asociación Eucarística de la ARPU ponemos este apartado del Noticiero mensual. Para este mes de Abril-Mayo 2022.

Desde estas líneas, queremos felicitar y rendir un pequeño homenaje a Doña Maria Luz Bengoechea Rica, que el próximo 17 de mayo cumple 90 primaveras, es la adoradora más longeva y en activo de nuestra delegación diocesana de Burgos, en la parroquia de la Sagrada Familia desde noviembre de 2010.

Muchas felicidades Mariluz, que el Señor te siga protegiendo en tu espíritu de amor y bondad.

A continuación reproducimos, en especial para ti, esta bella poesía que tanto le gusta recitar:

Tam, tam, Jesús, ábreme.

Mi madre tan santa y buena,

Al acostarme, me dijo:

Que estás solito en la Iglesia,

Que no tienes en la noche

Cuando todo está en tinieblas

Más que una lámpara triste

Que a tu lado siempre vela.

 

Y yo que te quiero tanto

Y tuve la dicha de recibirte

Por primera vez esta mañana

¿Te acuerdas?

He saltado de la cama

Y sin que nadie me viera

he venido a tu Sagrario

Y aquí estoy junto a la puerta.

 

Ábreme Niñito Dios.

Quiero esta noche siquiera

Estar al ladito tuyo

Aunque por eso no duerma.

¿No me escuchas? ¡Oh, que malo!

Pero… no, toma y la puerta

¿Cómo se ha abierto, Dios mío.

Y ya estás en mi presencia?

 

Y dos niños abrazados

Se vieron en la Iglesia,

Haciéndose mil caricias,

Haciéndose mil ternezas.

-¿Cómo has hecho eso

Bien mío, (Decía el Preso en cadenas)

Si mi mejor compañía

Es tu virtud y pureza?

 

Vete a dormir, que hace frio,

Está la noche muy negra,

Y tu madre está llorando

Al ver la casa desierta.

-Bien, adiós mi dulce prenda.

Dos largos besos sonaron,

Cerrándose sola la puerta.

 

Al irse el niño a acostar

La aurora blanca clarea

-¿Quién te robo, mi tesoro,

Cómo a mi lado llegas,

Si no he sentido tus pasos

Y a nadie vi en la escalera?

 

-Perdóname mamita,

Fui muy malo,

Me escapé a la iglesia.

-¡A la Iglesia! ¿Y tantas horas!

¡Y en la noche que

Tanto hiela!

 

-Es que el Niño del Sagrario

Me atendió y

Me abrió la puerta;

Pero te juro mamita,

Que estuve un minuto apenas.