ARPU

Publicaciones

Aquí encontrarás:

Carta-Circular de Consiliario, Memento-Recordare,

Noticiero, Estatutos, Impresos, Manuales, Símbolos, etc…

CONTINUAR
ARPU

Carta-Circular de Consiliario

Recomiendo y aconsejo la atenta lectura de estas Cartas de Consiliario para asimilar, meditar, dar a conocer y tratar de poner en práctica su contenido que con tanta delicadeza y esmero prepara y nos transmite nuestro Consiliario y también rogando su máxima difusión para todos los adoradores y a otras personas a las que pueda ayudar su atenta  lectura.

Estos documentos están disponibles en formato PDF, puedes solicitarlos a:    arpuburgosnacional@gmail.com   /   arpu@arpu.es

ARPU

Memento-Recordare

Se trata de “memorare” o “recordare” (“re-cordare”: pasar por el corazón) para traer a la memoria y al corazón acontecimientos, efemérides, aniversarios, fiestas principales, avisos, normas de funcionamiento de la ARPU.

Estos documentos están disponibles en formato PDF, puedes solicitarlos a:    arpuburgosnacional@gmail.com   /   arpu@arpu.es

ARPU

Noticiero

Si la ARPU debe funcionar como una familia, “una partecita de la Iglesia”, debemos comunicarnos las noticias gozosas como también otras de otro signo, a veces de situaciones existenciales difíciles, dolorosas, precarias…; no para saberlas sin más y por curiosidad sino para encomendar al Señor a los adoradores(as) que viven en esas situaciones por tanto, alegrémonos con los que se alegran, y sufriendo con los que sufren”, porque “una alegría que se comparte, aumenta” y “una pena que se comunica, disminuye”.

Estos documentos están disponibles en formato PDF, puedes solicitarlos a:    arpuburgosnacional@gmail.com   /   arpu@arpu.es

ARPU

ESTATUTOS

De la Adoración Real, Perpetua y Universal al Santisímo Sacramento

ARPU

IMPRESOS

IMPRESOS………

Ficha Socio-Adorador

Si tu deseo es formar parte de este Movimiento Asociación de la Adoración Real Pepetua y Universal al Santísimo Sacramento, cumplimenta los datos de esta ficha-impreso y remitenosla por correo electrónico o correo postal.

 

ABRIR FICHA-IMPRESO

Tríptico Informativo
Cartel Informativo Establecimiento de ARPU

Este cartel-impreso te informa que en la parroquia donde está colocado existe un Consejo Parroquial de la ARPU.

 

ABRIR CARTEL-IMPRESO INFORMATIVO

Composición Consejo Parroquial

Este impreso-documento se cumplimentará con todos los nombres de los miembros del Consejo Parroquial.

Art. 18  A) ORGANIZACIÓN PARROQUIAL de los Estatutos de la ARPU.

 

ABRIR IMPRESO

Composición Consejo Diocesano

Este impreso-documento se cumplimentará con todos los nombres de los miembros del Consejo Diocesano.

Art. 21 C) ORGANIZACIÓN DIOCESANA de los Estatutos de la ARPU.

 

ABRIR IMPRESO

Recogida firmas proceso beatificación de Dª Juana Carou
Ficha propuesta/elección cantidatos Consejo Nacional.

 

Artículo 43º.- El Consejo Nacional estará formado por el Consiliario nacional, el Viceconsiliario, el Delegado general, el Subdelegado general, el Secretario  general, el Tesorero y tres vocales. Cada vez que el Consejo se renueve, se comunicarán los nombres a la Secretaría General de la Conferencia Episcopal.   

Artículo 44º.- El Consiliario y el Viceconsiliario Nacional serán designados por los restantes miembros del Consejo Nacional y necesitan ser confirmados por la Conferencia Episcopal. (Estatutos 1986).

Art. 38º.-El Consejo Nacional tendrá las mismas competencias en el ámbito nacional que el Consejo diocesano en el suyo, a tenor del artículo 29º, así como cada uno de los cargos del mismo, según el articulado correspondiente. (Estatutos 2004).

 

ABRIR IMPRESO

Ficha propuesta/elección candidatos Consejo Diocesano.

Artículo 33.- Una vez elegidos por la Asamblea Diocesana los miembros del Consejo diocesano, se notificarán los nombres al obispo para su conocimiento y aprobación; obtenida esta, se notificarán los nombres al Consejo Nacional.

Artículo 36º.- El Consejo Diocesano estará en frecuente comunicación con los consejos parroquiales. A ser posible tendrá una reunión trimestral con los delegados parroquiales para dar cuenta de sus actividades y sugerencias, a fin de llevar entre todos la misión que tienen encomendada. En esta reunión, los miembros del Consejo Diocesano encargados de la Secretaría y administración económica expondrán lo concerniente a sus respectivos cargos.  

Artículo 37º.- El Consejo Diocesano se preocupará de la organización y extensión de la Obra, de la formación de nuevos grupos de adoradores en la capital y en los pueblos, del envío de circulares orientadoras y animadoras, de la propaganda y de todo lo relacionado con la buena marcha de la asociación, cuidando de que ésta se desenvuelva en la diócesis según los Estatutos y de acuerdo con las directrices pastorales del Obispo.

Mantendrá también el Consejo Diocesano comunicación frecuente con el Consiliario nacional, al que informará de la marcha de la Asociación de la diócesis.

El secretario del Consejo Diocesano levantará acta de las reuniones y tendrá a su cargo el registro de los socios que la Asociación tiene en la diócesis.

De acuerdo con las directrices del Consejo diocesano, corresponde al tesorero la administración de los fondos económicos. 

Artículo 38º.- El Consejo Diocesano  se reunirá cuando sea convocado, con la debida antelación, por el Delegado diocesano, bien por propia iniciativa, bien a petición de la mayoría de sus miembros. Tomará sus decisiones por mayoría absoluta de los presentes, cuando asistan la mayoría de sus miembros.  (Estatutos 1986).

ABRIR IMPRESO

Ficha propuesta/elección candidatos Consejo Parroquial.

Artículo 23º.- La dirección de la ARPU en la parroquia compete al Consejo parroquial, constituido por un Consiliario, propuesto por el Consejo Diocesano y aprobado por el párroco, un delegado parroquial, un vice delegado, un secretario y un tesorero, nombrados por el Consejo Diocesano a ser posible a propuesta del párroco o con su visto bueno. 

Artículo 24º.- El delegado parroquial y los demás miembros del Consejo han de procurar animar a los miembros adoradores a la parroquia a cumplir con el ideal de la Asociación, y organizarán de acuerdo con el párroco los actos mensuales indicados en los artículos 10 y 11. Han de procurar, asimismo, unir entre sí con Jesús Sacramentado a los demás de su grupo, trabajando como propagandistas con celo apostólico por el aumento de los adoradores en la formación de nuevos grupos, incluso para otras parroquias donde no exista la ARPU, conquistando así almas para Cristo Eucaristía. En esta labor apostólica es de desear la colaboración de otros miembros del grupo, que, si fuera muy numeroso, puede subdividirse en tantos cuántos convenga. (Estatutos 1986).

ABRIR IMPRESO

A R P U

MANUALES Y TEXTOS DE LA ARPU

Tres manuales

Estos libros están a la venta y puedes adquirirlos solicitándolos a:    690-27.84.86   /    arpuburgosnacional@gmail.com   /   arpu@arpu.es

A R P U

SÍMBOLOS

.

A R P U

RECURSOS ECONÓMICOS

 “Los gastos de propaganda y organización del Movimiento, tanto a nivel parroquial como diocesano y nacional, deben ser costeados por donativos y ayudas voluntarias de sus miembros, quienes deben responsabilizarse seriamente de los mismos, teniendo en cuenta la carencia de recursos del movimiento” (Art. 42, Estatutos de la ARPU).

Porque necesitamos de recursos económicos para “sufragar gastos ordinarios y extraordinarios” ya que como dicen nuestros Estatutos en este movimiento no hay cuotas fijas para los adoradores, se ha abierto una cuenta bancaria de la ARPU en CAIXABANK donde pueden hacer sus donativos.

Entidad bancaria y número de cuenta: CAIXABANK – ES83 2100 2331 7601 0013 1122

Agradecemos vuestros donativos.

ARPU

«Hermosa y bella canción»

Cuando despiertes, di:
            Jesús te amo…
Cuando salgas de tu casa, di:
            Jesús ven conmigo…
Cuando sientas ganas de llorar, di:
            Jesús abrázame…
Cuando te sientas feliz, di:
            Jesús yo te adoro…
Cuando hagas cualquier cosa, di:
            Jesús ayúdame…
Cuando cometas u  error, di:
            Jesús perdóname…
Cuando te vayas a dormir, di:
            Gracias Jesús,
            Cúbreme con tu divino manto.
Y media hora a la semana
Visita a Jesús Sacramentado en el Sagrario
DIOS TE AMA. AMÉN

A R P U

 

DECÁLOGO PARA VIVIR UNAS VACACIONES CRISTIANAS

1. Vive la naturaleza. En la playa, en la montaña, en la serranía, descubre la presencia de Dios. Alábale por haberla hecho tan hermosa.

2. Vive tu nombre y condición de cristiano. No te avergüences en verano de ser cristiano. Falsearías tu identidad.

3. Vive el domingo. En vacaciones, el domingo sigue siendo el día del Señor y Dios no se va de vacaciones. Acude a la Eucaristía dominical. Tienes además más tiempo libre.

4. Vive la familia. Dialoga, juega, goza con ellos sin prisas. Reza en familia. Asiste al templo también con ellos.

5. Vive la vida. La vida es el gran don de Dios. No hagas peligrar tu propia vida y evita riesgos a la vida de los demás.

6. Vive la amistad. Desde la escucha, la confianza, la ayuda, el diálogo, el enriquecimiento y el respecto a la dignidad sagrada de las demás personas.

7. Vive la justicia. No esperes que todo te lo den hecho. Otros trabajan para que tú tengas vacaciones. Ellos también tienen sus derechos. Respétales y respeta sus bienes.

8. Vive la verdad. Evita la hipocresía, la mentira, la crítica, la presunción engañosa e interesada o la ociosa vanagloria.

9. Vive la limpieza de corazón. Supera la codicia, el egoísmo y el hedonismo. Vacación no equivale a permisividad.

10. Vive la solidaridad. No lo quieras todo para ti. Piensa en quienes no tienen vacaciones, porque ni siquiera tienen el pan de cada día. La caridad tampoco toma vacaciones.

Estos diez puntos se resumen en dos: En vacaciones, sigue acordándote de Dios y del prójimo.

(Texto original de Mons. Javier Salinas Viñals) – https://www.conferenciaepiscopal.es/decalogo-para-vivir-unas-vacaciones-cristianas/

IDEAS PARA VIVIR LA SANTA MISA CON DEVOCIÓN DESDE CASA

En algunos lugares del mundo, la segunda ola de contagios de COVID-19 y la posibilidad de que una nueva cepa del virus ingrese a los países generó que los gobiernos vuelvan a decretar cuarentena obligatoria y otras medidas que incluyen la suspensión de Misas públicas.

Frente a este contexto, la Iglesia anima a los fieles a cuidar de su vida espiritual y participar en la Eucaristía a través de la radio, la televisión o internet. Para vivir la celebración eucarística con el debido recogimiento y preparación de forma remota, el P. Miguel Garrigós, sacerdote de la Archidiócesis de Toledo (España), dio a ACI Prensa estas recomendaciones: 

1.-Lee el Evangelio antes de ver la Misa

Prepara tu corazón un tiempo antes de conectarte a la celebración de la Misa retransmitida por televisión, radio o internet. Sería bueno que leyeras con antelación las lecturas de la Palabra de Dios que se van a proclamar. Valora el inmenso don que es el Sacramento de la Eucaristía, dando gracias al Señor porque te permite unirte espiritualmente. 

2.- Enseña las partes de la Misa a tus hijos en voz baja

Si vas a seguir la retransmisión en familia es muy buena ocasión para dar a los hijos una catequesis sobre cada una de las partes de la Misa. Hazlo en voz baja, para que ellos perciban que están viviendo algo sagrado.  

3.- Desconéctate de todo lo que te distraiga

Cuando empiece la celebración, intenta desconectarte de todo lo demás: deja a un lado los chats del móvil y no estés haciendo otras tareas que te distraigan. Únete profundamente, con recogimiento, al sacerdote que preside, pidiendo perdón por las faltas que hayas cometido. 

4.- Mantén las posturas que adoptas en Misa presencial

Puede ayudarte a mantener viva la atención, sigue las posturas que adoptarías si estuvieras en la Iglesia. Esto ayudará particularmente a los más pequeños de la casa. 

5.- Entrega tus sufrimientos y esperanzas a Dios en el Ofertorio

En el momento del Ofertorio, pon sobre el altar todo lo que estás viviendo, tus sufrimientos y tus esperanzas, renovando tu ofrenda al Señor.  

6.- Vive con fervor la Consagración y si puedes, cierra los ojos y arrodíllate.

Vive con especial fervor el momento de la Consagración y si es posible, ponte de rodillas para adorar este gran Misterio del Amor que vuelve a hacerse realmente presente cada vez que el sacerdote consagra el pan y el vino, que se transforman en el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo.

Cierra los ojos para descubrir cómo se unen el Cielo y la Tierra. Todos los ángeles y los santos se postran para adorar al Señor del Universo que se hace pequeñito por amor a nosotros. 

7.- Recuerda a todos tus hermanos en el rezo del Padrenuestro

En el momento del Padrenuestro, acuérdate de todos tus hermanos, hijos del mismo Padre Celestial, que repartidos por toda la tierra alaban a su Señor. 

8.- Reza con fervor la oración de comunión espiritual

En el momento de la Comunión, ponte de rodillas y haz la comunión espiritual para avivar el deseo inmenso de recibir a Jesucristo en tu alma. Recita alguna de las oraciones que la piedad cristiana ha elaborado con fervor para este momento.

Si participan los niños, les puede ayudar mucho rezar las oraciones que el Ángel enseñó a los Pastorcitos de Fátima. Prueba a que las recen como pidió el Ángel a esos pequeños: postrados de rodillas, con la frente en el suelo.

Contempla con los ojos de tu corazón a Jesús que te ama con locura. Preséntale en este momento todas tus intenciones y necesidades. Dale gracias por tanta Misericordia. Dile con cariño cómo te gustaría poder recibirle en la Eucaristía. 

9.- Agradece a Dios por poder asistir a Misa desde casa

Al concluir la Misa, agradécele al Señor que a través de los medios de comunicación hayas podido participar en el Santo Sacrificio del Altar.

 

Redacción ACI Prensa: https://www.aciprensa.com/noticias/8-ideas-para-vivir-la-santa-misa-con-devocion-desde-casa-65353

PADRENUESTRO EUCARÍSTICO

Mientras acompáñanos a Jesús Sacramentado, en nuestro compromiso de treinta (30)  minutos semanales ante el Sagrario, podemos leer y meditar este texto -seguro que al Señor le agradará-: 

“V/ ¡Viva Jesús Sacramentad!

R/ ¡Viva y de todos sea amado! 

Monición:

Jesucristo nos ha enseñado a orar y en concreto la fórmula del Padrenuestro: no porque el Señor se olvide de nosotros sino porque nosotros no nos olvidemos de Él.

Es de advertir que esta oración con comentario la oración que Cristo nos enseñó no cabe litúrgicamente en celebraciones litúrgicas por respeto al mismo texto del Señor, pero si en otras de tipo devocional, de grupos, de celebraciones litúrgicas y, por supuesto en la oración meditación particular. 

Juntos, hermanos, venid a adorar a Jesús presente en el Altar… y unidos a Él oremos el Padre Nuestro Eucarístico: 

Padre Nuestro que estás en el Cielo y en la Eucaristía juntamente con Jesús, tu Hijo, y el Espíritu Santo, que procede de ambos, y estás también en nuestras almas por la gracia de santificarte. 

Santificado sea tu Nombre: “desde donde sale el sol hasta el ocaso” porque a tu Divina Majestad se ofrece una ofrenda pura, santa, inmaculada; haz que sepamos hacer de nuestra oración y adoración y de nuestra vida entera una incesante alabanza de tu gloria por Cristo en el Espíritu. 

Venga a nosotros tu reino: tu Reino es el mismo Jesús en todo su Misterio y se renueva, perpetúa y viene en la Eucaristía; haz que trabajemos por extender este Reino de santidad y de gracia, de justicia, de amor y de paz, estableciéndolo más y más entre nosotros y en nuestro alrededor. 

Hágase tu voluntad tu voluntad: y la de tu Hijo Encarnado es que se adorado por los Ángeles y “por todos los hombres” (carisma fundacional de ARPU); Ayúdanos a conseguirlo en la medida de nuestro amor y de nuestras fuerzas: suscita doradores de tu presencia eucarística; Señor Sacramentado, ¡son para Ti, son para tu gloria! 

Danos hoy nuestro pan de cada día: el pan material, pues lo necesitan millones de hombres que habitamos un mismo mundo y el Pan de tu palabra y de tu Santa Eucaristía para tus hijos no menos necesitados en el caminar hacia tu casa del Cielo. 

Perdona nuestras ofensas: para poder ofrecerte ante el Altar la ofrenda agradable a tus ojos: que nos veamos reconciliados contigo y entre nosotros en tu Iglesia por la Sangre de la Cruz de Cristo y por el poder del Espíritu Santo. Haz que sepamos ofrecerte también el homenaje de una digna reparación por los delitos del mundo. 

No nos dejes caer en la tentación: Aquí, en Jesus Eucaristía, está el antídoto contra el poder de la tentación, del pecado y de la muerte; en este “Pan vivo y queda vida” está “la medicina de la inmortalidad” (San Ignacio de Antioquia). 

Y líbranos del mal: Abrazados a la Santa Eucaristía de tu Hijo, líbranos del pecado, de los pecados cotidianos, del mal: del malo, del Maligno, de nosotros mismos que, a veces, somos el peor malo que hay en nosotros. Concédenos para ello siempre este sumo bien, el “todo Bien de la Iglesia”. 

V/ ¡Alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar!

R/ ¡Sea por siempre bendito y alabado! 

Un saludo a la Virgen a María la Virgen Madre que nos dio el fruto bendito de su vientre, Jesús; así el Pan de la Madre es el Pan de los hijos: Ave María un canto Mariano.

Adoremos por siempre al Santísimo Sacramento. (Bis)”

 

LA EUCARISTIA AL RITMO DEL TIEMPO Y DE LA VIDA DEL CRISTIANO de Jose Luis Esteban Vallejo

CAP VIII.- CELEBRACIONES Y FIESTAS DE LA ADORACIÓN EUCARÍSTICA

8.5 Visitas al Santísimo Sacramento con el Padrenuestro Eucarístico, pág. 265

ARTÍCULO DE LA ARPU EN LA REVISTA OMNES ENERO 2021

REVISTA OMNES, ENERO 2021 Nº 699 www.omnesmag.com

Pág. 52

Transcripción del texto del artículo de la imagen:

ARPU 

La Adoración Real Perpetua Eucarística

Impulsada por Juana Carou Rodríguez, la Adoración Perpetua Eucarística es un movimiento cuyo fin principal es difundir la fe en la presencia real y permanente de Jesús en la Eucaristía y fomentar la adoración al Santísimo Sacramento.

“Quiero ser adorado por todos los hombres en todos los sagrarios de la Tierra”. Este deseo de Jesucristo es la misión de la Adoración Real Perpetua y Universal al Santísimo Sacramento (ARPU). Un movimiento de la Iglesia Católica que se dirige a todas las personas de cualquier edad y condición para acompañar a Jesús Sacramentado en todos los lugares de la Tierra.

Historia.

La historia de la Adoración Real Perpetua y Universal al Santísimo Sacramento (ARPU) se entrelaza con la de santos como el obispo de la Eucaristía, San Manuel González y el santo jesuita San José María Rubio. Ambos tuvieron mucho que ver con el inicio de este movimiento que hoy se encuentra ampliamente difundido. Su fundadora, la onubense Juana Carou Rodríguez, fue una de las primeras Marías de los Sagrarios y, durante un tiempo, tuvo como director espiritual a Monseñor Manuel González García hasta que fue promovido obispo de Málaga. Junto a él creció su amor a Jesús Sacramentado. A principios del siglo XX, en 1906, como ella apunta, Dios le hizo ver “el deseo de ser adorado por todos los hombres, todos los días y a todas horas en el Santísimo Sacramento”, instándole a que fundara y propagar a la Obra de la Adoración mostrándole el sitio especial del Cielo reservado a los que la ayudaran y a todos los adoradores, como recoge en sus escritos la propia Juana Carou.

Poco a poco la Adoración Real Perpetua y Universal fue tomando forma, hasta que el 8 de agosto de 1927 se crea el primer centro de adoradores de Jesús (en la ARPU) en Cercedilla (Madrid), con una celebración que preside don José María Rubio comenzando con las memorables palabras: “Hoy hay una gran fiesta en el Cielo…” siendo el inicio oficial de este movimiento.

De hecho, la Adoración Real Perpetua y Universal considera como co-fundadores además, a don Juan Bautista Luis y Pérez, obispo de Oviedo, primer moderador de la ARPU después de haber sido San José María Rubio y don José Solé (S.J.) quién puso los fundamentos doctrinales, espirituales y prácticos de la Obra y a don José Llés Segarra, sacerdote leridano que, tras contactar con Juana Carou, se unió a ella en la puesta en marcha del ARPU y murió mártir en julio de 1936.

La ARPU fue aprobada en 1930 por el papa Pío XI, como movimiento eucarístico aprobando los fines específicos de la Adoración, en Rescripto de la Sagrada Congregación de los Ritos. Los primeros estatutos de la Adoración Real Perpetua y Universal se aprobaron en 1986 en la XLV Asamblea Plenaria de la CEE y en 2004, la Conferencia Episcopal Española aprobó los segundos estatutos, que rigen en actualidad este movimiento.

¿Cómo formar parte de este movimiento?

José Luis Esteban Vallejo, sacerdote de la Archidiócesis de Burgos y Consiliario Nacional de la Adoración Real Perpetua y Universal, apunta: “Cualquier persona puede entrar a formar parte de la Adoración Real Perpetua y Universal. Los adoradores escogen un Sagrario para orar ante él media hora a la semana y cumplir el deseo de Jesús de ser adorado por todos los hombres, a todas horas, en todos los Sagrarios”. Poner a Jesús Eucaristía en el centro de la vida cristiana “porque a veces a los mismos católicos se nos olvida que Jesús está vivo en el Sagrario, y, como está escondido, parece que no estuviera”. Por eso señala que este movimiento surge en la Iglesia “quizás para compensar un déficit de fe, de amor y de adoración al Santísimo Sacramento”.

Cómo norma general, cada dorador se compromete a media hora a la semana de adoración al Santísimo Sacramento, escogiendo la parroquia, capilla Sagrario que prefiera. A ser posible, en su parroquia, donde le espera el Señor y sus vecinos. También se compromete a participar en un acto Eucarístico comunitario al mes y, de manera personal, a tener celo eucarístico y difundir el amor a Dios Eucaristía. Asimismo, están establecidas reuniones mensuales para la formación permanente.

José Luis Esteban Valalejo destaca que la ARPU se «adapta a cada quién y sus circunstancias ´como el guante´de cada uno, ´reuniendo alrededor los Sagrarios el mayor número

Pág. 53

 posible de personas’. Proponiéndoselo uno por uno con amistad y confianza. Ofertando los medios de que disponemos”. Personas mayores, jóvenes, laicos o consagrados, también niños… cualquier persona que quiera mostrar su amor a Jesús Sacramentado tiene cabida en la ARPU.

Expansión.

El movimiento de Adoración Real Perpetua y Universal tiene delegaciones en 7 diócesis españolas, si bien, sus miembros están repartidos por toda la geografía española, “una vez que una persona se escribe” poniéndose en contacto con ARPU o a través de la web www.arpu.es y “rellena la ficha de inscripción ya es miembro de la Adoración Real Perpetua y Universal aunque no haya delegación en su diócesis”, apunta el Consiliario Nacional que subraya que los adoradores son siempre necesarios. “Cuesta mucho, aunque sea solo media hora a la semana, pero si se recibe, es un don; un don para Jesús y para el adorador”.

Los miembros de la Adoración Real Perpetua y Universal reciben, cada mes, una carta de su Consiliario Nacional en la que comparte con ellos reflexiones, claves para la oración y la Adoración al Santísimo, comentarios de la Sagrada Escritura para rezar y conocer la Historia Sagrada… etcétera. Además, se le remite un pequeño noticiero que recogen los acontecimientos más importantes de cada mes, tanto de la Asociación como de la Iglesia Universal y Española.

En la actualidad, junto al Consiliario, José Luis Esteban Vallejo, María del Rosario Bartolomé Matesanz, ejerce como Delegada Nacional con un equipo de personas que coordinan el movimiento, perteneciente a la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar de la Conferencia Episcopal Española a nivel nacional.

“Quiero ser adorado por todos los hombres en todos los Sagrarios de la Tierra”, es la seña de identidad de ARPU.

Adorar en tiempos de pandemia.

Uno de los momentos más difíciles para los miembros de ARPU, como para muchos otros católicos, han sido los meses de pandemia en los que muchas iglesias y capillas se han visto obligadas a permanecer cerradas. En estos momentos, como señala José Luis Esteban Vallejo, “los estatutos recogen que, si un miembro no puede acudir a esa cita semanal con Jesús sacramentado, haga el rato de adoración y oración desde su casa, con la imaginación y la intención puesta en el sagrario más cercano”.

No es comparable, dado que “estar con el Señor en el Sagrario es un anticipo del cielo, cuando estemos en el cielo será esto, estar con Jesús vivo, como lo está en la Eucaristía”.

Intenciones.

El Consiliario Nacional de ARPU recuerda que “hay mucho por lo que rezar. Los estatutos sugieren algunas intenciones a las adoradores, como las necesidades de la Iglesia, por las vocaciones sacerdotales, la paz en el mundo, por uno mismo también…” La Adoración Real Perpetua y Universal centra su vida en recuperar la centralidad de Cristo vivo en la Eucaristía, media hora que luego ha de integrar y modelar toda la vida del adorador. En palabras del Papa Francisco: “Adoración a Dios y disponibilidad para servir al prójimo. La primera, adorar a Dios, quiere decir también aprender la oración de la adoración, que generalmente olvidamos. Es por ello que invito a todos a descubrir la belleza de la oración de la adoración y de ejercitarla a menudo”.

VER en  PDF

Está sección está abierta iniciativas útiles de evangelización, que pueden servir de inspiración a otros lectores. Contactar con omnes@omnesmag.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies